El técnico uruguayo, recién coronado campeón de segunda división, ha decidido no renovar su contrato con el equipo de Ciudad Barrios. La razón detrás de esta determinación fue revelada por el propio entrenador.

El técnico uruguayo Pablo Enrique Quiñones, quien hasta el pasado domingo dirigía al campeón Cacahuatique y ahora se abre paso en la primera división, explicó a Grupo LPG las razones detrás de su decisión de no renovar contrato con el equipo de Ciudad Barrios para su debut en la máxima categoría.

“Terminamos contrato con Cacahuatique el domingo pasado, pero la razón principal no son temas económicos, sino familiares. Llevo tres años fuera de casa y mi hijo, que ya tiene 13 años, necesita mi apoyo directo. Mi esposa trabaja en San Salvador y él pasa mucho tiempo solo en casa en Santa Ana”, reveló el estratega sureño.

Quiñones subrayó que este factor familiar fue determinante en su decisión: “Es el motivo real por el cual no seguiré en Cacahuatique. Se lo he comunicado claramente a las tres personas con las que he hablado del equipo. No es que no quiera asumir el desafío de dirigir en la liga mayor, pero la prioridad es mi hijo.”

El técnico charrúa destacó los logros alcanzados durante su breve tiempo en Cacahuatique: “Considero que cumplimos metas importantes. A pesar de las limitaciones, logramos formar un plantel competitivo de 21 jugadores. Aunque tuvimos contratiempos como la lesión de nuestro portero titular en la primera fecha, estoy satisfecho con lo alcanzado. Salimos campeones de liga por primera vez y conseguimos el ascenso deportivo a la liga mayor, luchando con determinación.”

Respecto a su futuro laboral, Quiñones dejó claro que su decisión de no dirigir a Cacahuatique no significa que dejará de trabajar: “Estoy abierto a nuevas oportunidades que me permitan estar cerca de mi familia. Mi salida del oriente no es un punto final, sino un punto y coma. Estaré atento a posibles ofertas que surjan, porque en el fútbol nunca se sabe lo que deparará el futuro.”

Con esta declaración, Pablo Quiñones cierra una etapa exitosa en Cacahuatique y abre la puerta a nuevas oportunidades profesionales, manteniendo siempre la prioridad en el bienestar familiar.

Scroll to top