Aunque Perú ganó por la mínima, reflejó las carencias de la Selecta ante rivales de esta calidad.

La selección de El Salvador volvió a quedar en evidencia ante un rival de mayor calibre, tal como lo es la selección de Perú, quien dominó de principio a fin a pesar de que el marcador final no reflejó el control absoluto que ejercieron los sudamericanos. Las ausencias en el equipo salvadoreño pesaron notablemente.

El Subaru Park de Filadelfia fue testigo de una afición peruana que superó en número a la salvadoreña, generando un ambiente mayormente favorable para los visitantes. David Dóniga, entrenador de la Selecta, mantuvo a cuatro jugadores del once inicial que enfrentó a San Vicente y las Granadinas, pero las bajas en el equipo cuscatleco se hicieron sentir. El esquema táctico de 3-5-1-1 se transformaba en un 5-3-1-1 al defender, con Tereso Benítez y Diego Flores muy exigidos por las bandas.

Desde el comienzo, Perú se adueñó del balón. A los trece minutos, un disparo de Edison Flores, desviado ligeramente, obligó a Mario González a una gran intervención. La presión peruana se hizo sentir y, tras una serie de errores defensivos en un tiro de esquina, Flores abrió el marcador al minuto 17.

El Salvador no encontraba respuesta ante el dominio peruano, que si bien no amplió rápidamente su ventaja, mantenía a los salvadoreños en su propia mitad. En el segundo tiempo, Dóniga realizó varios cambios: Tomás Romero sustituyó a Mario González, Roberto Domínguez entró por Rudy Clavel, y Styven Vásquez reemplazó a Leonardo Menjívar. Aunque no hubo un cambio significativo en el planteamiento táctico, la Selecta comenzó a acercarse al área rival, lo cual fue un buen indicio.

La confianza aumentó cuando Tomás Romero detuvo un penal a Gianluca Lapadula al minuto 48, tras una falta cometida por Jorge Cruz. Romero continuó mostrando su valía con dos atajadas más, negándole el segundo gol a Edison Flores al minuto 58.

La oportunidad más clara para El Salvador llegó al minuto 75, cuando Julio Sibrián cabeceó un tiro libre directamente a las manos del portero peruano, Pedro Gallese, dejando ir la mejor chance para igualar el marcador.

El partido concluyó con la Selecta aliviada de no haber sufrido una derrota más abultada, encontrando un pequeño consuelo en su capacidad de resistir la presión de Perú en la segunda mitad. La selección de El Salvador volverá a la acción el 27 de julio en otro amistoso, esta vez contra Guatemala.

Scroll to top