Home Team LogoALI - LIMVisitor Team Logo
5 - 0
Finalizado
Estadio Cuscatlán

Un simple empate en el estadio Cuscatlán arruinó el inicio de las eliminatorias mundialistas para El Salvador.

La selección de El Salvador inició las eliminatorias mundialistas con un decepcionante empate sin goles ante Puerto Rico, exhibiendo falta de ambición y creatividad en su juego. Este resultado coloca al equipo de David Dóniga en el tercer puesto del grupo, igualado con Puerto Rico, mientras Surinam lidera tras su victoria.

El primer tiempo fue complicado para los salvadoreños, que no lograron superar a un equipo puertorriqueño que mostró más ímpetu. Desde el principio, la falta de jugadores ofensivos en el once titular, con Fermán y Bonilla en la delantera, dejó claro que la ofensiva sería limitada. Los primeros 15 minutos fueron especialmente difíciles, con los boricuas presionando y Jeremy de León siendo una constante amenaza para la portería de Mario González. Narciso Orellana tuvo que recurrir a una fuerte entrada para detener a De León, recibiendo una amonestación verbal del árbitro hondureño Said Martínez.

Con el paso de los minutos, El Salvador empezó a mejorar ligeramente. Darwin Cerén y Christian Martínez tuvieron las mejores oportunidades del equipo. Cerén rompió el anonimato del ataque con un disparo a los 20 minutos, seguido por un potente tiro de Martínez que se estrelló en el larguero cinco minutos después. Javier Fermán también tuvo una oportunidad clara, pero su disparo fue detenido fácilmente por el arquero puertorriqueño Joel Serrano.

En el segundo tiempo, Dóniga realizó varios cambios tácticos, pasando de un 3-5-2 a un 4-4-2, e introduciendo a Jairo Henríquez, Francis Castillo, y Julio Sibrián. Aunque Castillo aportó más presencia en ataque, El Salvador no logró concretar sus oportunidades. Fermán falló en conectar un pase prometedor de Castillo, y el partido cayó en un ritmo monótono.

El Salvador no logró romper la defensa puertorriqueña, a pesar de intentos tardíos de Leonardo Menjívar y Tereso Benítez. La única amenaza significativa en la segunda mitad vino de un cabezazo de Gerald Díaz que casi sorprendió a Mario González. El partido finalizó con El Salvador intentando desesperadamente encontrar un gol, pero sin la organización ni la claridad necesarias para hacerlo.

Este empate deja a la selección salvadoreña con mucho por mejorar, especialmente en términos de ambición y creatividad en el ataque, mientras se preparan para su próximo desafío en las eliminatorias.

Scroll to top